Violencia de genero

Sus palabras.

Su sonido, cínico, me golpea. Todo lo que digo ella lo destruye con los «no sabés nada» y los «no sos nada».

El miedo a la represalia me enmudeció: Callo.

Parado, aquí arriba, comprendo. El silencio es mi aliado y mi maldición. «Papá, te quiero», me suele decir mientras me abraza Sebastián.

Pero el silencio es mi aliado. Aprendí a usarlo para defenderme, aunque no necesite defensas contra él. El silencio soy yo.

Como una garra sobre mi garganta, sus palabras me asfixian. Como una soga.

Parado aquí arriba, salto. La soga en mi cuello se tensa. Un chasquido. La silla se arrastra por el piso. Mi garganta carraspea.

Sinfonía que apaga, por fin, sus palabras.

Advertisements
Violencia de genero

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s